Derechos Reservados

©Todos los Derechos Reservados: El contenido de este blog debe ser respetado.

jueves, 2 de febrero de 2017

Trump sufre enfermedad de las vacas locas



Hay que preguntarse si Donald Trump está sufriendo de la enfermedad de las vacas locas desde que visitó la tierra de su madre escocesa. Después de todo ha visitado varias veces Escocia donde tienen un club de golf. Debo confesar que estoy realmente preocupado por su plan económico, es una locura.

El Presidente Trump no parece saber cómo funciona la economía mundial y está creando medidas económicas que terminarán afectando a los estadounidenses mucho más que a otros países. Un claro ejemplo es su idea de ofrecer reducciones de impuestos e incentivos fiscales a las empresas como Apple para repatriar su dinero a los Estados Unidos. Es una proposición absurda que los estadounidenses tengan que pagar a las empresas para repatriar el dinero que se mantuvo fuera del país para evitar los impuestos. Es la locura absoluta de un paciente que sufre la enfermedad de vacas locas.

El Presidente Trump también ha amenazado con un alza de impuestos del 20% o incluso un 35% de impuestos a determinadas importaciones procedentes de México para ayudar a pagar por su muro de la frontera. No entiendo su pensamiento, pero cualquier impuesto sólo afectará a los bolsillos de los estadounidenses porque serán los que pagan impuestos mas no México. Aunque la idea es que así bajará las importaciones, pero eso afecta cantidad de empleos en Estados Unidos. México se ha movido rápidamente y ha firmado acuerdos con Europa y China para sustituir a los mercados americanos. Una vez más, son actos de un paciente con la enfermedad de las vacas locas que lejos de ser un buen negociador se mantiene cometiendo errores. El efecto en el mercado de valores será importante, por supuesto.

Un hombre sabio se hubiese reunido con su equipo económico y con todo su gabinete tal vez para empezar a aplicar las políticas con un plan claro, conciso y directivo. Lejos de ello, el Sr. Trump anunció que va  subir tarifas arancelarias a China de al menos 45% sobre todas las importaciones chinas, mientras que casi inmediatamente anunció que podemos ir a la guerra por las islas que China han construido en el mar del sur de China. Disculpe el señor Trump Hegemonía, pero si Estados Unidos fuera a construir una isla en los Cayos de Florida o el Golfo de México ¿no le parece? "que no es negocio de China para exigir el EE.UU. desocupar esas islas". La respuesta de los Estados Unidos sería un mensaje claro que van a defender dichas islas, y aquí no hay ninguna diferencia. Como siempre, los Estados Unidos siempre tiene que reclamar la propiedad del mundo. Es un conflicto que puede ser resuelto de una manera diplomática y sin amenazas de guerra, porque el único país que no queremos guerra alguna es China. Su ejército es más grande que toda la población estadounidense. Sin embargo, un paciente de las vacas locas probablemente quiere guerra.

Pero el presidente que sufre la enfermedad de vacas locas no estaba satisfecho todavía. En un movimiento unilateral, decidió entregar el tratado de Trans-Pacífico (TPP) sin ningún tipo de reemplazo y la pérdida de la influencia que podría haber utilizado para negociar un mejor trato. La firma de la orden ejecutiva parece ser muy fácil para nuestro presidente. Pero, ahora viene la parte difícil: ¿Cómo se hace un trato con todos nuestros socios asiáticos cuando Trump parece incapaz de delicadeza en la diplomacia, la lógica, la ética y el sentido común?

Una vez más, otro signo de enfermedad de las vacas locas en nuestro presidente se demuestra cuando está obligando a las empresas a repatriar no sólo su dinero (prometiendo dinero que los estadounidenses pagarán por ello), pero forzándoles a mover sus fábricas, mientras que al mismo tiempo haciendo movimientos para diezmar la economía de otras naciones. Es total estupidez el hacerlo, especialmente si usted está planeando exportar los nuevos productos manufacturados de las brillantes nuevas fábricas de América. En lugar de promover un entorno económico saludable. Trump está buscando una completa interrupción en el comercio. No se puede crear el caos con los grandes fabricantes de bienes de consumo multinacionales y todas las empresas de tecnología de información cuando se desea que aquellas empresas vendan mejor y más con la etiqueta de hecho en América. El daño a todas las empresas y naciones en su conjunto va a traer tal caos que se parece más a un plan para colapsar las economías del mundo. El dólar se derrumbará con sólo un par de movimientos de retorsión de Rusia, China y Europa. Trump está jugando con fuego y por desgracia América es el que va a quemarse.

Hay un enorme problema y Trump sufre esa enfermedad de las vacas locas porque no ha considerado muchas cosas. Los Estados Unidos no tiene ningún producto que sea indispensables para el mundo como antes lo tenía. En las últimas décadas los Estados Unidos era el único que podría proporcionar algunas tecnologías, algunas máquinas y algunos equipos indispensables para varias industrias. Eso ya no es el caso y, de hecho, la mayoría de las naciones han comenzado a prepararse para una guerra comercial de tecnología entre China y Estados Unidos, los chinos ya han hecho tratados con otras naciones asiáticas para tener un suministro constante de todos sus proveedores asiáticos para ejercer sus mercados con casi todo el hardware que necesita. Europa, Asia y América Latina están estableciendo acuerdos para protegerse de la vaca loca Presidente.



Trump hizo promesas a sus masas estúpidas y desde que ganó la decisión del colegio electoral ha presionado a compañías con sede en Estados Unidos para traer de vuelta a las fábricas, para mantener a los que todavía están aquí y para crear puestos de trabajo en este país. Eso es todo bueno y grandioso, siempre que mantenga fuertes los mercados de comercio internacional que son necesarios para que otros puedan comprar esos productos, ¿pero a quién van a vender estos productos? si Trump va a crear las políticas para destruir cualquier buena relación con los mejores socios comerciales y los más importantes, como México, Australia y América Latina. Seamos sinceros y digamoslo, ya que hay que decir. No se conduce negocios con twits y ni para vender un IPAD, si lo hace usted está sufriendo de la enfermedad de las vacas locas.

No hay comentarios: