Derechos Reservados

©Todos los Derechos Reservados: El contenido de este blog debe ser respetado.

domingo, 2 de junio de 2013

Operacion Condor. Empezo en 1960, pero el hecho que videos de la CIA fueron usados por Correa abre preguntas



El 11 de diciembre de 1959, el coronel JC King, Jefe de la División del Hemisferio Occidental de la CIA, envió un memorando confidencial a Allen W. Dulles, el director de la Agencia Central de Inteligencia. King afirmó que en Cuba existía una "dictadura de extrema izquierda, que si se le permite permanecer fomentarán las acciones similares contra las explotaciones de Estados Unidos en otros países de América Latina."

Como resultado de este memorando Dulles estableció la Operación 40. Obtuvo este nombre porque originalmente había 40 agentes que intervienen en la operación. A finales de este se amplió a 70 agentes. El grupo estuvo presidido por Richard Nixon. Tracy Barnes se convirtió en director de operaciones de lo que también fue llamado el Grupo de Trabajo de Cuba. La primera reunión presidida por Barnes tuvo lugar en su oficina el 18 de enero de 1960, y contó con la presencia de David Atlee Phillips, E. Howard Hunt, Jack Esterline, y Frank Bender.

El 4 de marzo de 1960, La Coubre, un barco de bandera belga, estalló en la Bahía de La Habana. Estaba lleno de armas y municiones que habían sido enviados para ayudar a defender la revolución de Cuba de sus enemigos. La explosión mató a 75 personas y más de 200 resultaron heridas. Fabián Escalante, un oficial del Departamento de Seguridad del Estado (G-2), más tarde afirmó que éste era el primer acto exitoso llevado a cabo por la Operación 40.

Operación 40 no sólo estaba involucrado en operaciones de sabotaje. De hecho, se convirtió en un equipo de asesinos. Uno de los miembros, Frank Sturgis, afirmó: "este grupo de asesinato (Operación 40) sería por orden, como es natural, asesinar a cualquiera de los miembros de las fuerzas armadas o de los partidos políticos del país extranjero que usted iba a infiltrarse, y si es necesario un poco de su propia miembros que eran sospechosos de ser agentes extranjeros ... estábamos concentrados estrictamente en Cuba en ese momento ".

En los próximos años la Operación 40 trabajó estrechamente con varias organizaciones de cubanos anticastristas como Alpha 66. Funcionarios de la CIA y agentes independientes, tales como William Harvey, Thomas Clines, Porter Goss, Gerry Hemming, E. Howard Hunt, David Morales, Carl E. Jenkins, Bernard L. Barker, Barry Seal, Frank Sturgis, Tosh Plumlee, y William C. Obispo también se unió al proyecto.

Figuras cubanas utilizados por la Operación 40 incluyeron Antonio Veciana, Luis Posada Carriles, Orlando Bosch, Rafael Quintero, Rolando Masferrer, Eladio del Valle, Guillermo Novo, Rafael Villaverde, Carlos Bringuier, Eugenio Martínez, Antonio Cuesta, Herminio Díaz García, Barry Seal, Félix Rodríguez , Ricardo Morales Navarrete, Juan Manuel Salvat, Isidro Borjas, Virgilio Paz, José Dionisio Suárez, Felipe Rivero, Gaspar Jiménez Escobedo, Nazario Sargent, Pedro Luis Díaz Lanz, José Basulto y Paulino Sierra.

Michael Townley era otro agente de la CIA que participó en la organización de los asesinatos de opositores políticos. Él llegó a ser asociado con un grupo cubano llamado Junta Chicago. Este grupo incluía a Frank Sturgis, Orlando Bosch, Antonio Veciana y Aldo Vera Serafín. Según Peter Dale Scott, este equipo éxito operacional se disolvió el 21 de noviembre de 1963, el día antes de que John F. Kennedy fue asesinado.

La CIA también utilizó la Oficina del Desarrollo Internacional de Seguridad Pública (OPS) para ayudar a establecer las dictaduras militares de derecha. Esto incluyó Daniel Mitrione que ayudaron a derrocar al presidente João Goulart en Brasil en 1964. Según Franco Solinas, Mitrione fue también en la República Dominicana después de la intervención de los EE.UU. 1965.

En 1967 Daniel Mitrione regresó a los Estados Unidos para compartir sus experiencias y conocimientos sobre la "guerra de contraguerrilla" de la Agencia para el Desarrollo Internacional (AID), en Washington. En 1969, Mitrione se trasladó a Uruguay, de nuevo bajo la AID, para supervisar la Oficina de Seguridad Pública. En este momento el gobierno uruguayo fue dirigida por el Partido Colorado muy impopular. Richard Nixon y la CIA temía una posible victoria en las elecciones del Frente Amplio, una coalición de izquierda, sobre el modelo de la victoria de la Unidad Popular en Chile, encabezado por Salvador Allende.

En 1969, la CIA organizó para Michael Townley para ser enviados a Chile bajo el nombre de Kenneth W. Enyart. Estuvo acompañado por Aldo Vera Serafín de la SAO. Townley ahora quedó bajo el control de David Atlee Phillips, que había sido invitado a dirigir un grupo de trabajo especial asignado a impedir la elección de Salvador Allende como presidente de Chile. Esta campaña tuvo éxito y Allende llegó al poder en 1970. Por lo tanto, se convirtió en el primer marxista para ganar poder en una elección libre y democrática.

El 31 de julio de 1970, los Tupamaros secuestraron a Mitrione Daniel y la Agencia de Desarrollo Internacional de socio, Claude L. Fly. Aunque lanzaron Fry procedieron a interrogar a Mitrione sobre su pasado y la intervención del gobierno de los EE.UU. en los asuntos latinoamericanos. También exigieron la liberación de 150 presos políticos. El gobierno uruguayo, con el apoyo de los EE.UU., se negó, y después Mitrione fue encontrado muerto en un coche. Había recibido dos disparos en la cabeza, pero no había ninguna evidencia de que había sido torturado.

Michael Townley continuó para tratar de debilitar al gobierno de Salvador Allende. La CIA intentó persuadir a Jefe del Estado Mayor General Rene Schneider de Chile, para derrocar a Allende. Él se negó y el 22 de octubre de 1970, su automóvil fue emboscado. Schneider sacó un arma para defenderse, y le dispararon a quemarropa en varias ocasiones. Fue llevado al hospital, pero murió tres días después. Los tribunales militares en Chile encontraron que la muerte de Schneider fue causada por dos grupos militares, uno dirigido por Roberto Viaux y la otra por Camilo Valenzuela. Se alegó que la CIA estaba prestando apoyo para ambos grupos.

David Atlee Phillips establece Townley la tarea de organizar dos grupos de acciones paramilitares Orden y Libertad (Orden y Libertad) y Protecion Comunal y Soberanía (Protección Común y Soberanía). Townley también estableció un escuadrón de incendio que se inició varios incendios en Santiago. Townley también montó una campaña de desprestigio contra el general Carlos Prats, jefe del Ejército de Chile. Prats renunció el 21 de agosto de 1973. Su reemplazo como comandante en jefe era el general Augusto Pinochet.

El 11 de septiembre de 1973, un golpe militar retirado el gobierno de Allende en el poder. Salvador Allende murió en los combates en el palacio presidencial en Santiago. General Augusto Pinochet reemplazó Allende como presidente. Poco después, Michael Townley fue reclutado por el general Juan Manuel Contreras, el jefe de la DINA, la nueva policía secreta.

La principal tarea de Townley era ocuparse de las disidencias que habían huido de Chile por el general Augusto Pinochet tomó el poder. Esto incluyó general Carlos Prats, que estaba escribiendo sus memorias en Argentina. Donald Freed argumenta en "Muerte en Washington: El asesinato de Orlando Letelier" que: "El 30 de septiembre de 1974, poco después del primer aniversario del derrocamiento violento del gobierno de Allende, Townley y un equipo de sicarios asesinaron a Carlos Prats y su esposa en Buenos Aires. Su auto se explotó una bomba ".

James Abourezk, quien representó a Dakota del Sur en el Senado de EE.UU., descubrió que la Oficina de Seguridad Pública ha estado entrenando América Latina policía para torturar a activistas de izquierda durante muchos años. Abourezk hizo pública esta información y, en 1974, el Congreso prohibió el suministro por los EE.UU. de capacitación o asistencia a la policía de extranjeros y la OPS se cerró.

La CIA continuó financiando las actividades de los agentes como Michael Townley. Promovido al rango de comandante por el general Juan Manuel Contreras, jefe de la DINA (la policía secreta chilena). Townley hizo visitas regulares a los Estados Unidos en 1975 para reunirse con Rolando Otero y otros miembros del grupo Mano Blanca. En septiembre de 1975, el escuadrón de la muerte de Townley volvió a golpear. El ex vicepresidente chileno Bernardo Leighton y su esposa fueron asesinados a tiros en Roma por los fascistas locales que trabajan con la DINA.

El 25 de noviembre de 1975, los líderes de los servicios de inteligencia militar de Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay se reunieron con Juan Manuel Contreras, en Santiago de Chile. El objetivo principal fue la CIA para coordinar las acciones de los diversos servicios de seguridad en "acabar con la subversión marxista". La Operación Cóndor fue dada la aprobación tácita de Estados Unidos, que temía una revolución marxista en la región. Los objetivos eran oficialmente las guerrillas izquierdistas, pero en realidad incluye todo tipo de oponentes políticos. Por ejemplo, en Argentina se estima que 30.000 socialistas, sindicalistas, familiares de activistas, etc fueron asesinados por el gobierno militar.

Donald Freed afirma que el 29 de junio de 1976, Michael Townley tuvo una reunión con Bernardo De Torres, Armando López Estrada, Hector Duran y el general Juan Manuel Contreras Sepúlveda. Al mes siguiente, Frank Castro, Luis Posada, Orlando Bosch y Guillermo Novo establecieron Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU). CORU fue financiada en parte por Guillermo Hernández Cartaya, otro veterano de Bahía de Cochinos, estrechamente vinculado a la CIA. Posteriormente fue acusado de lavado de dinero, las drogas y el tráfico de armas y malversación de fondos. El fiscal federal dijo Pete Brewton que había sido contactado por un oficial de la CIA, quien explicó que "Cartaya había hecho un montón de cosas que el gobierno estaba en deuda con él, y él me pidió que retire los cargos en su contra."

Un veterano policía de Miami dijo a los autores de "Asesinato en Embassy Row" (1980): "Los cubanos celebraron la reunión del CORU a solicitud de la CIA Los grupos cubanos ... fueron corriendo frenéticamente en la década de 1970, y los Estados. Unidos había perdido el control de ellos. Así que Estados Unidos apoyó la reunión para llegar a todos ellos va en la misma dirección, bajo el control de Estados Unidos ". Se ha señalado que George HW Bush era director de la CIA, cuando tuvo lugar esta reunión.

Frank Castro le dijo al Miami Herald por qué había ayudado a establecer CORU: "Creo que Estados Unidos ha traicionado luchadores por la libertad en todo el mundo Entrenaron a luchar, nos lavaron el cerebro a pelear y ahora ponen los exiliados cubanos en la cárcel por lo que. habían enseñado a hacer en los primeros años ".

El 18 de septiembre de 1976, Orlando Letelier, quien se desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores bajo Salvador Allende, se dirigía a trabajar en el Instituto de Estudios Políticos en Washington cuando una bomba fue encendido debajo de su coche. Letelier y Ronni Moffitt, una mujer de 25 años que estaba haciendo campaña por la democracia en Chile, dos murieron de sus heridas.

El director de la CIA, George HW Bush, se le dijo rápidamente que la DINA y varios de sus agentes contractuales han participado en el asesinato. Sin embargo, se filtró una historia a los miembros de la Operación Sinsonte que intentaron encubrir el papel que la CIA y la DINA había jugado en los asesinatos. Jeremías O'Leary en el Washington Star (08 de octubre 1976) escribió: "La Junta chilena de derecha no tenía nada que ganar y todo que perder por el asesinato de un dirigente socialista pacífica y popular." Newsweek ha añadido: "La CIA ha concluido que la policía secreta chilena no estuvo involucrado." (11 de octubre).

William F. Buckley también participó en esta campaña de desinformación y el 25 de octubre escribió: "creo que es poco probable que Chile se arriesgaría con una acción de este tipo el respeto que se ha ganado a duras penas durante el año pasado en muchos países occidentales, los investigadores estadounidenses, que antes eran hostiles a sus políticas ". Según Donald Freed Buckley había estado proporcionando desinformación del gobierno general Augusto Pinochet desde octubre de 1974. También descubrió información que el hermano de William Buckley, James Buckley, se reunió con Michael Townley y Guillermo Novo, en la ciudad de Nueva York una semana antes de Orlando Letelier fue asesinado.

El FBI finalmente se convenció de que Michael Townley se organizó el asesinato de Orlando Letelier. En 1978 Chile aceptó su extradición a Estados Unidos. Townley confesó que había contratado a cinco cubanos anticastristas exiliados coche bomba-trampa de Letelier. Guillermo Novo, Ignacio Novo, Virgilio Paz Romero, Dionisio Suárez y Alvin Ross Díaz fueron finalmente acusados ​​por el crimen.

Michael Townley acordó proporcionar pruebas contra estos hombres, a cambio de un acuerdo que involucró le declaró culpable de un cargo de conspiración para cometer asesinato y se le impuso una condena de diez años. Su esposa, Mariana Callejas también accedió a testificar, a cambio de no ser procesado.

El 9 de enero de 1979, el juicio de Guillermo Novo, Ignacio Novo y Alvin Ross Díaz comenzó en Washington. El general Augusto Pinochet se negó a permitir que Virgilio Paz Romero y Dionisio Suárez, dos oficiales de la DINA, en ser extraditado. Los tres fueron declarados culpables de asesinato. Guillermo Novo y Alvin Ross fueron condenados a cadena perpetua. Ignacio Novo recibió ochenta años. Poco después del juicio de Michael Townley fue liberado bajo el Programa de Protección de Testigos.

Detalles de la Operación Cóndor no estaba totalmente expuesto hasta 1992, cuando José Fernández, un juez paraguayo, descubrió lo que se conoció como el "Archivo del Terror", que detalla el destino de miles de latinoamericanos secretamente secuestrados, torturados y asesinados por los servicios de seguridad de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. Los archivos proporcionan datos de 50.000 personas asesinadas, 30.000 "desaparecidos" y 400.000 encarcelados.

No hay comentarios: